Facilidad de movilidad y circulación de personas con salvaescaleras

Los salvaescaleras son dispositivos mecánicos que se utilizan para subir y/o bajar personas y/o sillas de ruedas, incluso también pequeñas cargas por las escaleras. Son también conocidos como sillas salvaescaleras.

Su utilización es muy amplia y pueden aportar grandes prestaciones: en una vivienda, en empresas, museos, teatros, piscinas, aeropuertos, estaciones de tren y metro, y en otros espacios donde pueda ayudar en la circulación de personas, facilitando la accesibilidad, movilidad, autonomía, independencia, y sobre todo seguridad, bienestar y comodidad. Contar con un salvaescaleras mejorará la calidad de vida en el lugar donde se utilice y para quienes las utilicen, contando además con la disposición de las 24 horas del día.



Los salvaescaleras precios pueden diferenciarse entre dos conjuntos o tipos: las sillas salvaescaleras o elevadoras y las plataformas salvaescaleras. Las primeras son aquellas que llevan una silla fija. Las segundas que mencionamos son aquellas otras que llevan una silla de ruedas.

Se crearon con el fin de ofrecer un estilo de vida más llevadero, cómodo y activo a aquellas personas que por alguna causa tienen algún tipo de barrera que les impide desplazarse de una planta a otra.  Afortunadamente la tecnología actual ha permitido estos avances y así ofrecer y comercializar productos de una alta calidad, grandes prestaciones y algo muy importante para los usuarios: lograr una estética que se integra perfectamente en el entorno.

Estas sillas salvaescaleras se adaptan a todo tipo de escaleras, con o sin rellano, donde haya trayectos rectos o curvos. Para satisfacer todas las necesidades hay tanto de interior como de exterior. La elección de los salvaescaleras o las sillas salvaescaleras dependerá del tipo de escalera, también del grado de movilidad de las personas que las van a utilizar día a día.

Para colocarlas no hay que hacer reformas como se puede pensar desde que se está decidiendo en instalar uno, ya que solo bastará con la colocación de un enchufe y unos soportes, la Silla (donde el usuario se sienta), el Carril (estructura que guía el recorrido de la silla), Motor (lo que impulsa la silla), Controlador de velocidad (situado en el motor), Baterías (se cargan automáticamente, permiten realizar recorridos si fallara la luz), Sensores de Seguridad, Mandos, y la Llave de Bloqueo. 

Es importante hacer notar que funcionan con electricidad y batería de manera que nunca se queda alguien a mitad del recorrido, tienen un consumo de electricidad similar al de un pequeño electrodoméstico convencional, por lo tanto su instalación no supondrá grandes cambios en la factura de la luz. Hay que tener en cuenta que será necesario realizar un mantenimiento preventivo para garantizar el perfecto e ininterrumpido funcionamiento de los salvaescaleras. 






Con la tecnología de Blogger.