El Aeropuerto de Santiago realiza un simulacro de accidente aéreo fuera de las instalaciones




El ejercicio se ha desarrollado en torno a un avión que, en la maniobra de despegue, sufre un fallo de motores
Una parte importante de la puesta en escena se ha centrado en la atención a los familiares de las víctimas
Han participado más de doscientas personas, tanto de Aena como de diversos organismos externos
El Aeropuerto de Santiago ha realizado esta mañana un simulacro de accidente aéreo, con el objeto de evaluar los procedimientos establecidos en su Plan de Autoprotección y poner a prueba la capacidad de respuesta de los colectivos que participarían en la atención a una emergencia de este tipo.
Todos los aeropuertos de Aena disponen de un Plan de Autoprotección destinado a minimizar las consecuencias que pudiera tener un accidente aéreo o cualquier otro incidente en instalaciones aeroportuarias, garantizando el cuidado de las vidas humanas y la continuidad de la operatividad.
Dicho plan se mantiene actualizado mediante la celebración de simulacros generales de emergencia aérea -cada dos años- y simulacros periódicos parciales. El realizado hoy se enmarca en el primer grupo, aunque todos persiguen el mismo fin: analizar los tiempos de respuesta de los colectivos implicados, tanto internos como externos, y optimizar la coordinación entre todos ellos.
Desarrollo del simulacro
El simulacro ha simulado el accidente de un CRJ 200 con destino Palma de Mallorca que, durante la maniobra de despegue, sufre un fallo en los motores y cae a 600 metros de la cabecera 17. La aeronave sufre graves daños estructurales y derrame de combustible por lo que se  acaba incendiando. Entre el pasaje, compuesto por 47 personas (cinco de ellas, miembros de la tripulación), se registran varios fallecidos, heridos de diversa consideración y algunos ilesos.
Nada más presenciar el suceso, la torre de control alerta al Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SSEI) del Aeropuerto y al Centro de Coordinación del Aeropuerto (CCA), que activa el Plan de Autoprotección, declarando emergencia aeronáutica y activando al CAE112, que a su vez declara la activación del PLATERGA en Nivel 2.    
En el momento en que reciben el aviso, los bomberos del aeropuerto salen de las instalaciones y se dirigen al lugar del accidente, con el objeto de controlar el incendio, acceder al avión, extinguir las llamas en su interior, ventilarla y rescatar a los ocupantes que no pudieran salir de ella por su propio pie.
Una vez culminada la evacuación del avión, los efectivos sanitarios han  procedido a la clasificación de los heridos, con el fin de determinar la urgencia que requería la atención médica para cada uno de ellos. 
Se ha simulado el traslado de los heridos graves a los centros hospitalarios de referencia, mientras que los pasajeros ilesos o con heridas leves han sido trasladados a la terminal del aeropuerto donde han recibido cuidados sanitarios y atención psicológica en una sala habilitada a tal efecto.   
Una parte significativa del ejercicio se ha centrado en la atención a los familiares de las víctimas, para los que se ha activado otra sala, también asistida por psicólogos y la figura del PECO (Persona de Contacto para atención a familiares y víctimas) y del RAAV (Responsable de Atención a Víctimas del Aeropuerto), constituida en el marco normativo en materia de accidentes aéreos.
Se estima que, por cada víctima de un accidente aéreo, suelen desplazarse al aeropuerto varias personas de su entorno más cercano, lo que indica la importancia que tiene poner a prueba los protocolos y procedimientos existentes dentro de este  ámbito.      
Colectivos participantes
La realización de este simulacro ha sido posible gracias a la participación de más de doscientas personas, entre figurantes y los diferentes colectivos implicados, tanto de Aena como de organismos externos.
En cuanto a los medios internos del aeropuerto, han intervenido los bomberos del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios, el  Centro de Coordinación del Aeropuerto, señaleros, personal de Servicios Aeroportuarios, personal sanitario y otros empleados de Aena, además de la torre de control, vigilantes, compañías aéreas, servicio de atención a Personas con Movilidad Reducida (PMR), empresas de handling y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado presentes en la instalación. 
Respecto a los medios externos, han participado la Dirección Xeral de Emerxencias de la Xunta de Galicia, IMELGA, AXEGA 112, Urxencias Sanitarias de Galicia 061, Delegación de Gobierno en Galicia, Cruz Roja, Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, Protección Civil de Santiago, Bomberos y Policía local del Concello de Santiago, bomberos del Consorcio Provincial Contraincendios y de Salvamento de A Coruña, Policía Nacional, Guardia Civil, Juzgado de Instrucción nº1 y alumnos de Ciclo Formativo de Grado Medio de Emerxencias Sanitarias y del IES Lamas de Abade, de Santiago. 
Sin afección operativa
El ejercicio de hoy se ha desarrollado en el exterior del Aeropuerto, por lo que no ha afectado a la operativa habitual de la instalación. Con este simulacro, el Aeropuerto de Santiago cumple con la normativa de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) sobre planificación de emergencias y atiende a la legislación que aplican la Administración central, autonómica y local. Esta práctica obedece, además, al compromiso de Aena con un servicio seguro y de calidad.

.
.
Fuente: Aena. www.aena.es
España.


Con la tecnología de Blogger.