Geoparques Mundiales de la UNESCO: territorios de resiliencia

Los Geoparques Mundiales de la UNESCO son áreas geográficas únicas y unificadas en las que los sitios y paisajes de importancia geológica internacional se gestionan con un concepto holístico de protección, educación y desarrollo sostenible. Un Geoparque Mundial de la UNESCO utiliza su patrimonio geológico, en conexión con todos los demás aspectos del patrimonio natural y cultural de la zona, para mejorar la concientización y la comprensión de cuestiones claves a las que se enfrenta la sociedad, como el uso sostenible de los recursos naturales, la mitigación de los efectos del cambio climático y la reducción de los riesgos relacionados con los desastres naturales.


Geoparque Mundial de la UNESCO de Imbabura, Ecuador


Ver Galería de fotos Geoparques Mundiales de la UNESCO (2019)

El trabajo de la UNESCO con los geoparques comenzó en 2001. En 2004, 17 geoparques europeos y 8 geoparques chinos se reunieron en la sede de la UNESCO en París para formar la Red Mundial de Geoparques (GGN) donde las iniciativas nacionales de protección del patrimonio geológico contribuyen y se benefician de su pertenencia a una red mundial de intercambio y cooperación. 




Mediante la sensibilización de la importancia del patrimonio geológico del área en la historia y la sociedad actual, los Geoparques Mundiales de la UNESCO dan a la población local un sentimiento de orgullo de su región y fortalecen su identificación con el área. Se estimula la creación de empresas locales innovadoras, de nuevos trabajos y cursos de formación de alta calidad, a medida que se generan nuevas fuentes de ingresos a través del geoturismo, protegiendo al mismo tiempo los recursos geológicos del área.


Los Geoparques Mundiales de la UNESCO empoderan a las comunidades locales y les dan la oportunidad de desarrollar alianzas con el objetivo común de promover los procesos geológicos significativos, características, períodos de tiempo, temas históricos relacionados con la geología o la belleza geológica excepcional.

Los Geoparques Mundiales de la UNESCO son establecidos mediante un proceso ascendente, que involucra a todos los actores locales y regionales relevantes y autoridades en el área (por ejemplo, dueños de la tierra, grupos comunitarios, promotores de turismo, pueblos indígenas y organizaciones locales).

Este proceso requiere un compromiso firme por parte de las comunidades locales, una fuerte asociación local múltiple con apoyo público y político a largo plazo, y el desarrollo de una estrategia integral que cumpla con todos los objetivos de las comunidades, pero a la vez exhiba y proteja el patrimonio geológico del área.


10 Temas principales de los Geoparques mundiales de la UNESCO

i) Recursos naturales,
ii) Peligros geológicos,
iii) Cambio climático,
iv) Educación,
v) Ciencia,
vi) Cultura,
vii) Mujeres,
viii) Desarrollo sostenible,
ix) Conocimiento local e indígena,
x) Geoconservación.



Los Geoparques Mundiales de la UNESCO como territorios de resiliencia es la nueva iniciativa lanzada por la Red Global de Geoparques en abril de 2020 y por la Oficina de UNESCO Montevideo en mayo de 2020, en un momento donde más de la mitad de la población aún está viviendo diferentes dificultades por causa de las consecuencias del COVID-19.

La resiliencia es un concepto fundamental que se encuentra intrínseco al concepto de los Geoparques Mundiales de la UNESCO. Se considera la resiliencia como la capacidad de las comunidades y territorios para hacer frente a una adversidad, como la que estamos enfrentando en este momento, pero también en cualquier caso de riesgo o crisis: terremotos, tsunamis, inundaciones, deslizamientos de tierra, erupciones volcánicas, sequías, crisis económicas, terrorismo, guerras y movimiento migratorio de refugiados.

Los Geoparques Mundiales de la UNESCO son territorios de desarrollo sostenible y su capacidad de recuperación está plenamente integrada en las dimensiones institucionales, sociales, económicas y ambientales de los mismos. La cultura y la identidad local, la educación y la cohesión social son claves fundamentales para la resiliencia. Un territorio resiliente no sólo trata de responder a los trastornos y las crisis tratando de restablecer el equilibrio del sistema, sino que también busca desarrollar soluciones que lleven el sistema a un nuevo estado capaz de hacer frente a los desafíos presentes y futuros.

.

Vídeo:



Más en: Geoparques Mundiales de la UNESCO: territorios de resiliencia

.




Con la tecnología de Blogger.