La Navidad llega a Arcos y Jerez al son de las zambombas


La Navidad aglutina un sinfín de costumbres y tradiciones, todas ellas de raíces religiosas -como lo es la propia fiesta- y todas ellas bañadas en mayor o menor medida de la cultura del lugar. Y una de las costumbres más ligadas al folclore andaluz es la zambomba que brilla -o más bien, suena- especialmente en localidades como Jerez y Arcos de la Frontera.

En ambas ciudades gaditanas encontramos zambombas por cualquier lugar ya desde comienzos de diciembre. Sobre todo los sábados, es fácil encontrar un improvisado coro que acompaña el ronquido de una zambomba.

Zambombas y picón en el siglo XVIII

Son los resquicios de una costumbre que se viene repitiendo desde el siglo XVIII cuando, en la víspera de Navidad, las familias y los amigos se reunían en los patios de las casas de vecinos para cantar al calor de la cocina de picón que habitualmente se compartía.

El cante y el baile se prolongaba normalmente durante toda la Nochebuena, hasta el alba. Se descansaba unas horas después y enseguida se continuaba con la celebración del día de Navidad.

Zambomba de Jerez de la Frontera. Foto: Pepe González Cabello (Cedida D.T. Cádiz)Zambomba de Jerez de la Frontera. Foto: Pepe González Cabello (Cedida D.T. Cádiz)

Actualmente, la época navideña sigue siendo aquí sinónimo de zambomba, a la que acompañan el almirez, la pandereta y la botella de anís. Se toca la zambomba y se cantan y bailan villancicos improvisados alrededor de las hogueras mientras se reparte vino, anís, ponche y dulces navideños.

El Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Cádiz destaca, entre las zambombas que se celebran en Jerez de la Frontera, las de los barrios de San Miguel y Santiago, “los más flamencos de Jerez”. En Arcos, la del Palacio del Mayorazgo.

Según explican desde el Patronato, la zambomba y la misa flamenca son “las celebraciones más genuinas de la festividad católica andaluza”, una tradición oral de siglos.

La zambomba suele elaborarse de modo “artesanal, con una vasija de barro que se cubre con un pellejo de animal -normalmente de cabra- o una muselina. En el centro de la tela se amarra una caña larga” que es la que proporciona el característico sonido grave al frotarse con la mano.

El villancico flamenco

Existen documentos de los siglos XV y XVI que aluden ya a los villancicos, pero al parecer no tenían el carácter religioso que sí adquieren en el siglo XVII.

No obstante, es en el siglo XIX cuando Andalucía dotó al villancico “de ese sello personal, aflamencándolo poco a poco”, explican en el Patronato de Turismo de Cádiz que, citando a expertos en estas canciones, aseguran que Jerez “ha sido la cuna del villancico flamenco”.

Además, indican que hay autores que afirman que los villancicos y zambombas “han sido una tradición andaluza de carácter popular que ha vivido durante mucho tiempo a la sombra del flamenco puro” y han ido perdiendo relevancia hasta el punto de casi desaparecer.

Pero el panorama ha cambiado en los últimos años y actualmente las zambombas están recuperando el protagonismo que habían ido perdiendo.

The post La Navidad llega a Arcos y Jerez al son de las zambombas appeared first on EFEtur.



from EFEtur http://bit.ly/2SdHIeH
Fuente: IFTTT

Con la tecnología de Blogger.