Las reservas marinas, unos espacios únicos para el buceo y la fotografía




Las reservas marinas pesqueras españolas cumplen 33 años y en ese período se han convertido en espacios únicos para la práctica del buceo, de la fotografía submarina o para disfrutar de su entorno privilegiado.
Según ha recordado hoy en un comunicado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en España hay 11 espacios de esta índole cuyo objetivo principal es la regeneración de las especies, la preservación de la biodiversidad y la explotación sostenible.

El buceo de recreo está regulado para que sea una experiencia de calidad pero compatible con la conservación de los espacios marinos, gracias a la necesaria sensibilización del buceador en el disfrute de esta actividad de ocio. El MAPA ha editado un folleto con la información necesaria para disfrutar de su práctica, pero de una forma responsable.

Para los amantes de la fotografía, destaca la celebración de la Open Fotosub Isla de El Hierro que es, desde 1996, -año en que se creó tal reserva- un clásico de las competiciones abiertas de fotografía submarina y de las más prestigiosas del mundo.
Isla de la Graciosa desde el Mirador del Río, Lanzarote. Foto: Cedida por Raúl NietoIsla de la Graciosa desde el Mirador del Río, Lanzarote. Foto: Cedida por Raúl Nieto

Algunas reservas albergan, además, bienes de interés cultural pertenecientes al patrimonio arqueológico y son los buceadores, en sus rutinas habituales, los que se convierten en avistadores de estos objetos que, una vez localizados, se comunican a las autoridades arqueológicas. Son espacios que permiten a los pescadores locales beneficiarse del efecto “rebosamiento” o exportación de biomasa, y que ha sido documentada en dichas reservas.

Esto significa que al aumentar la densidad de una especie de interés pesquero dentro de una reserva y alcanzarse la capacidad máxima para albergarla dentro de sus límites, se produce una emigración de los individuos del interior de la reserva a los alrededores de la misma, según el Ministerio.

La primera reserva reconocida fue en 1986 –en la Isla de Tabarca (Alicante)- y desde entonces se han catalogado diez más, ocho en el mar Mediterráneo y tres en Canarias.
Son Isla de Tabarca, Masía Blanca, Mallorca-Cala Rajada, Islas Columbretes, Cabo de Palos-Islas Hormigas, Cabo Tiñoso, Cabo de Gata-Níjar, Isla de Alborán, Isla Graciosa e Islotes del Norte de Lanzarote, Isla de La Palma y Punta de La Restinga-Mar de Las Calmas.

The post Las reservas marinas, unos espacios únicos para el buceo y la fotografía appeared first on EFEtur.


from EFEtur https://ift.tt/2TKCQ2j
Fuente: EFETUR, Agencia EFE.